Empresas y Derechos Humanos

En los últimos años las empresas transnacionales han ganado un poder y una influencia sin precedentes en la economía mundial. Esto no siempre ha beneficiado a las sociedades en las que operan según han puesto de manifiesto diversas investigaciones, asegurando que muchas veces existe un impacto negativo sobre los derechos humanos y las comunidades en donde desarrollan sus operaciones.

Dicho impacto puede proceder de los abusos directos contra los derechos humanos que cometen las empresas. Pese al potencial para causar un daño, casi no existen mecanismos efectivos nacionales o internacionales que impidan los abusos contra los derechos humanos cometidos por las empresas o para hacer que dichas empresas rindan cuentas de sus actos, dejando a las personas afectadas por estos actos en situaciones de marginación, vulneración y sin la protección a la que tienen derecho o sin acceso significativo a la justicia.

Para ProDESC es necesaria la construcción de una sociedad más justa y equitativa en todas las comunidades. Es por eso que consideramos que las empresas tanto nacionales como internacionales deben cumplir con la normatividad nacional, así como los más altos estándares de protección a los derechos humanos. De mismo modo deben de reparar los daños provocados a la tierra y a sus ecosistemas, ya que es el único patrimonio de los ciudadanos y se ha visto perjudicado ante el abuso de la instalación de diversas industrias en sus lugares de residencia.