Manifestantes amenazados con violencia. Octubre 31, 2012

El 24 de octubre, un campamento de protesta montado por propietarios de tierras comunitarias y mineros en huelga fue destruido y quemado en el exterior la mina de plata La Platosa, en La Sierrita, noroeste de México.

A primeras horas de la mañana del 24 de octubre, un grupo de unas 180 personas destruyó y quemó el campamento de protesta montado en el exterior de la mina La Platosa, en La Sierrita, estado de Durango. Según los informes, los agresores iban armados con palos y piedras, y llegaron en cinco autobuses locales y en otro perteneciente a la empresa minera, La Platosa. Los propietarios de tierras comunitarias (ejidatarios) y los miembros de la Sección 309 del Sindicato Nacional de Mineros consiguieron escapar ilesos.

Según la información recibida, los agresores eran miembros del Sindicato Minero Metalúrgico, Siderúrgico Don Napoleón Gómez Sada. Estos sindicalistas llegaron y no permitieron hablar a los ejidatarios. Les dijeron: “Traemos órdenes de quitarlos a trancazos o con muertos, como pasó en Coahuila. En el campamento estaba presente un auto patrulla de la policía municipal que no hizo nada por detener a los agresores. Más avanzada la mañana llegaron también miembros del ejército mexicano y de la Policía Federal, que tampoco hicieron nada.

El campamento de protesta se estableció para limitar el acceso a la mina. Los ejidatarios y mineros que participan en la protesta afirman que los operadores de La Platosa han incumplido sus compromisos legales para con los trabajadores y la comunidad local. Los gobiernos federal y estatal, hasta el momento, han declinado intervenir para lograr que se resuelva la disputa y se respeten los derechos humanos. El 23 de octubre, la policía municipal había dicho a los manifestantes que serían desalojados el 25 de octubre, pero no había mostrado orden judicial alguna.

Escriban inmediatamente, en español o en su propio idioma:

  • pidiendo a las autoridades federales y estatales que, ante estas amenazas y actos de violencia, garanticen la seguridad de las personas que protestan en La Sierrita;
  • instándolas a investigar a fondo los sucesos del 24 de octubre, en los que miembros de un sindicato oficial utilizaron la fuerza para destruir un campamento de protesta mientras las autoridades públicas se limitaban a mirar, y pidiendo que se haga rendir cuentas a todos los responsables;
  • pidiéndoles que respeten del derecho de estas personas a protestar pacíficamente y a la libertad de asociación, y que garanticen que durante el conflicto se respetan los derechos humanos de la comunidad y de los mineros en huelga.

 

Submit to FacebookSubmit to Twitter

Boletín ProDESC

Facebook de ProDESC