Buscan frenar abusos contra paisanos

Publicado en Reforma
Por Silvia Garduño. Noviembre 11, noviembre 2017. 

La organización de derechos humanos ProDesc busca reducir los abusos contra trabajadores migrantes temporales en Estados Unidos a través de una plataforma que permitirá documentarlos en el proceso de reclutamiento y responsabilizar a empleadores y marcas que se benefician de esta mano de obra.

Prodesc y otras organizaciones han comprobado que los trabajadores mexicanos que van a laborar a EU con visas H2A y H2B son víctimas de abusos de reclutadores en México, que o bien les cobran altos costos para tramitar su visa y llevarlos del otro lado de la frontera, o biencometen fraude.

Además, los trabajadores migrantes muchas veces enfrentan abusos de parte de sus empleadores en EU, quienes los hacen trabajar largas jornadas, a veces por menos sueldo del prometido.

Actualmente, los trabajadores mexicanos ocupan la gran mayoría de las visas de empleo temporal agrícola y de baja calificación en EU, las cuales han aumentado 191 por ciento entre los años fiscales 1997 y 2016.

A través de la iniciativa Radar, trabajadores y organizaciones podrán denunciar cobros indebidos durante el reclutamiento de manera anónima.

A partir de los reportes, Prodesc investigará las cadenas de suministro laboral (trabajador-empleador) y de producto o servicio (empleador-marcas), para posteriormente notificar al empleador directo y abrir la posibilidad de responsabilidad solidaria por violaciones a la legislación estadounidense.

“Los empleadores pueden alegar que no tenían conocimiento de las violaciones que cometen sus reclutadores. Esa excusa legal casi siempre obstaculizaba poder llegar a una investigación más profunda”, señaló Alejandra Ancheita, directora de ProDesc.

Olivia Guzmán, del Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores Migrantes Temporales Sinaloenses, relató que es difícil alzar la voz en EU como trabajador temporal, pues la visa está sujeta a un solo empleador, quien no quiere tener gente que genere problemas.

No obstante, ella logró organizar a sus compañeras para exigir mejores condiciones laborales, logrando, en 2012, presentar una denuncia por discriminación laboral que derivó en una denuncia penal contra su reclutador.

Submit to FacebookSubmit to Twitter

Boletín ProDESC

Facebook de ProDESC