Comunidad Zapoteca

  •  

    • La alerta temprana tiene el fin de atender casos graves y de imposible reparación en situaciones en que se tenga conocimiento de presuntas violaciones generalizadas a los derechos humanos.
    • Las defensoras y defensores de derechos humanos de Unión Hidalgo han sido expuestas y expuestos a amenazas, intimidaciones y agresiones físicas en el ejercicio de la defensa de la tierra, el territorio y bienes naturales.
    • La alerta temprana está dirigida a las principales autoridades del Estado, para que cumplan con promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de defensores comunitarios y de toda la comunidad de Unión Hidalgo.

     

    El 13 de junio del 2018, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, emitió y publicó el mecanismo de Alerta Temprana, previsto en la Ley de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, por situación de alto riesgo que enfrentan las personas defensoras de derechos humanos de la comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo, Oaxaca, en el contexto del conflicto por la implementación de megaproyectos de energía eólica en la región.

    La Defensoría solicitó al Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca, a la  Secretaría General de Gobierno; a la Secretaría de Asuntos Indígenas; a la Secretaría de Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable; a la Secretaría de Seguridad Pública, a la Coordinación para la Atención de los Derechos Humanos del Poder Ejecutivo y a la presidencia municipal del Ayuntamiento de Unión Hidalgo, que se implementen acciones eficaces para la atención integral y la salvaguarda de los derechos humanos de las personas y pueblos indígenas.

    El mecanismo se emite con el fin de prevenir a través de recomendaciones las posibles violaciones masivas de derechos humanos en los contextos de conflicto y amenazas de impacto social. En esta tesitura, la Defensoría consideró y señaló el contexto de la violencia e inseguridad en el que realizan su labor las personas defensoras de derechos humanos de Unión Hidalgo.

    Con la promoción del corredor eoloeléctrico del Istmo de Tehuantepec como principal generador de energía eólica en las últimas dos décadas, se han implementado diversos proyectos en la región, incluyendo el de la empresa Desarrollos Eólicos Mexicanos (DEMEX), filial de la empresa Renovalia Energy, que al instalarse en la comunidad de Unión Hidalgo sin el consentimiento, libre, previo e informado de la comunidad indígena zapoteca, género que se emprendieran acciones legales en defensa de sus derechos humanos a la tierra, territorio y bienes naturales en contra de los megaproyectos eólicos que han violado diversos derechos sociales, económicos y culturales reconocidos constitucional y convencionalmente.

    A raíz de la instalación de la empresa DEMEX en la comunidad, se ha desarrollado la defensa de sus derechos, erigiéndose como defensores y defensoras de derechos humanos en la comunidad de Unión Hidalgo. En el marco del ejercicio de la defensa han sido expuestos y expuestas a amenazas, intimidaciones y agresiones físicas, de las cuales el organismo defensor de derechos humanos ha documentado y en razón de las cuales ha emitido diversas medidas cautelares a diferentes dependencias del gobierno del Estado desde noviembre de 2011.

    Debido a la situación de violencia a la que han sido sujetos los defensores y defensoras comunitarios, así como la población en general de Unión Hidalgo, a fin de garantizar sus derechos humanos a la vida, integridad personal y libertad la Defensoría sostiene mesas de trabajo mensuales con las y los beneficiarios y las autoridades del Estado en seguimiento a las medidas cautelares.

    No obstante, lo anterior, la situación de inseguridad para el ejercicio de la defensa de derechos humanos no ha variado en la comunidad, pues a partir de los diversos medios jurisdiccionales promovidos la comunidad tuvo conocimiento de la implementación de un nuevo proyecto a instalarse en la comunidad, se trata de la central eoloeléctrica denominada “Gunaa Sicarú” propiedad de la empresa Eólica de Oaxaca S.A.P.I. de C.V., filial de la transnacional francesa EDF.

    Esta situación, desencadena el ejercicio de una serie de acciones judiciales y extrajudiciales por parte de los defensores comunitarios de Unión Hidalgo, por considerar que el Estado ha cometido violaciones a derechos humanos por la omisión de garantizar el respeto a los principios que debe satisfacer un proceso de consulta indígena, de ser previa, libre, informada, culturalmente adecuada y en condiciones apropiadas.

    La Comisión Nacional de Derechos Humanos, en ejercicio de sus facultades otorgó medidas cautelares a fin de que la Secretaria de Energía a través de la Dirección General de Impacto Social y Ocupación Superficial suspenda el procedimiento de consulta convocada para el 11 de abril del presente año, así como el otorgamiento de las suspensiones provisionales y definitivas por parte del Juzgado Primero de Distrito con residencia en San Bartolo Coyotepec, Oaxaca, de la consulta y sobre la suspensión de la construcción de la central Gunaa Sicarú.

    Ante la determinación de dichas autoridades de suspender la consulta, la defensoría puntualizó el incremento de inseguridad que han sufrido los defensores de derechos humanos por los resultados obtenidos durante el movimiento de defensa, particularmente las suspensiones del procedimiento de consulta indígena, otorgadas por la Jueza Elizabeth Franco Cervantes.

    El contexto descrito se suma a las circunstancias actuales de plebiscitos electorales, de la reconstrucción de la comunidad después de los sismos de septiembre del 2017 (y posteriores) que han ocasionado que la comunidad se encuentre vulnerable, lo cual ha llevado a que la propia Defensoría haya otorgado medidas cautelares a efecto de que la Policía Estatal realizara recorridos de seguridad en Unión Hidalgo, con la finalidad de evitar agresiones hacia los defensores comunitarios y hacia la comunidad.

    La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, emitió la Alerta Temprana, al considerar que las situaciones anteriormente narradas evidencian la situación de peligro e inseguridad que prevalece en la región, particularmente en Unión Hidalgo, por la implementación del proyecto de EDF Gunaa Sicarú.

     

                              

    Ciudad de México a 20 de junio del 2018

     

     

  •  

    • La SCJN atrajo para su resolución amparos en revisión sobre Consulta indígena; con ello se dotaría de contenido mínimo a parámetros tanto de las etapas como de principios que rigen el derecho humano a la Consulta Indígena: previa, libre, informada y culturalmente adecuada.
    • Se establece un precedente favorable para los derechos humanos, de los pueblos y de las comunidades indígenas en México.

    La Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo amparos en revisión interpuestos por integrantes de la comunidad indígena de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, en acompañamiento de ProDESC (Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, A.C.), para establecer contenidos y alcances de cada uno de los principios de la consulta indígena.

    La Primera Sala de la Suprema Corte sesionó públicamente el día 02 de mayo del presente y decidió atraer para su resolución el fondo del asunto, los amparos en revisión 166/2017 y 476/2017, presentados en contra de las sentencias dictadas por los Juzgados Séptimo y Sexto de Distrito (respectivamente) con residencia en Salina Cruz, Oaxaca.

    Dichos amparos fueron interpuestos por indígenas zapotecas contra la consulta indígena realizada durante 2014 y 2015 en la comunidad de Juchitán de Zaragoza, para la implementación del proyecto eólico de la empresa Eólica del Sur, filial de la transnacional Mitsubishi; fue para México la primera Consulta a una comunidad indígena desarrollada en el marco de la reforma energética del 2013.

    En dicho proceso de “consulta” existieron violaciones, por las autoridades mexicanas, a los estándares internacionales que debe cumplir una Consulta. Entre las violaciones se encuentran: el otorgamiento de los permisos por parte de las autoridades administrativas para la generación de energía eléctrica y la autorización de impacto ambiental antes de que la comunidad fuera consultada; la falta de acceso a la información pertinente, suficiente, útil y de calidad; la ausencia de adecuación cultural del procedimiento a las necesidades culturales de la comunidad, y la falta de cuidado de las autoridades responsables del proceso frente a la cosmovisión indígena zapoteca de la comunidad; lo anterior, además de la existencia de más de 30 incidentes de seguridad.

    No obstante, las violaciones referidas, dicho proceso pretende ser replicado como el modelo de “consulta” del Estado Mexicano para futuros proyectos de energía aún violentando la obligación de ser previa, libre, informada y culturalmente adecuada. Por ello, es trascendental que la Suprema Corte analice las violaciones a derechos humanos cometidas antes y durante el proceso de consulta.

    Conforme a lo anterior, con la resolución de los amparos en revisión atraídos, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dotaría de contenido mínimo a principios que regirían el derecho humano a la Consulta, además de sentar un precedente histórico que reivindicaría al Estado Mexicano, que generalmente ha invisibilizado a los pueblos y comunidades indígenas sobre la toma de decisiones sobre la tierra, el territorio y los recursos naturales.

    Cabe señalar que el 24 de abril pasado, en el marco del Foro Permanente de la ONU para las Cuestiones Indígenas, autoridades mexicanas reconocieron que el Estado Mexicano tiene una deuda pendiente con los pueblos indígenas en la implementación del derecho a la consulta a pueblos y comunidades indígenas en los casos en que se impulsen mega proyectos en sus territorios por lo que la aportación de la Suprema Corte de Justicia sería sustancial y aportaría a saldar de alguna forma parte de la deuda que se tiene con los pueblos y comunidades indígenas del país, en términos de justicia.

    La implementación de megaproyectos de energía “renovable” en la región del Istmo de Tehuantepec, ha obligado a las comunidades a reorganizarse en torno a la defensa de su territorio. La comunidad zapoteca de Juchitán de Zaragoza inició, desde 2013, un proceso de defensa legal y organizativa de su tierra y territorio con el acompañamiento de ProDESC; esta serie de amparos se suma a las diversas acciones legales que la comunidad zapoteca ejerce en defensa de sus derechos.

    Ciudad de México a 03 de mayo del 2018.

     

  •  

    • The Early Warning aims at attending cases of grave violations and of impossible reparation in situations when there is knowledge of alleged generalized violations of human rights.
    • Human rights defenders in Unión Hidalgo have been exposed to threats, intimidation and physical aggressions in the defense of their land, territory and natural resources.
    • The Early Warning is addressed to the main State authorities, so that they comply with their obligation to promote, respect, protect and guarantee the human rights of community defenders and the whole community of Unión Hidalgo.

    On June 13th, 2018 the Ombudsperson’s Office for the Human Rights of the Peoples of Oaxaca, Mexico, issued and published the Early Warning mechanism, as provided by the Law for the Defense of the Human Rights of the People of Oaxaca, for the high risk situation that human rights defenders of the indigenous Zapotec community of Unión Hidalgo are facing because of the conflicts arising from the implementation of wind energy mega projects in the region.

    The Ombudsperson’s Office has requested the Governor of Oaxaca, Secretary General, Secretary of Indigenous Affairs, Secretary of Environment, Energy and Sustainable Development, Secretary of Public Safety, Executive Branch’s Coordinator for Attention to Human Rights and the Municipal President of Unión Hidalgo to implement effective comprehensive actions and safeguard the human rights of indigenous peoples.

    The goal of the Early Warning mechanism is to use recommendations to prevent the likely massive human rights violations resulting from conflict and threats. Following this logic, the Ombudsperson´s Office highlighted to the violence and insecurity in which Unión Hidalgo’s human rights defenders work.

    Along with promotion of the corridor of the Istmo de Tehuantepec as the principal generator of wind energy in the last two decades, various wind parks have been constructed in the region, one of them by the company Desarrollos Eólicos Mexicanos (DEMEX), a subsidiary of Renovalia Energy. As this project was implemented in Unión Hidalgo without prior, free and informed consent of the indigenous Zapotec community, they took legal actions in defense of their human rights to land, territory and natural resources, and against the mega projects that have been violating their social, economic and cultural rights that are recognized constitutionally and conventionally.

    The community has reacted to the arrival of the company DEMEX in their community by organizing around the defense of their rights, which made them become human rights defenders of Unión Hidalgo. For the act of defending their rights, they have suffered threats, intimidation and physical aggressions, documented by the Human Rights Defense Organization, which since 2011 has been issuing precautionary measures to various governmental agencies at the state level.

    Due to the violence to which human rights defenders and Unión Hidalgo’s general population have been subject and with the aim of guaranteeing their human rights to life, personal integrity and liberty, the Ombudsman’s Office, as part of the precautionary measures, holds monthly meetings with their beneficiaries and state authorities.

    Nevertheless, the security risks for the defense of human rights in the community have not decreased, also taking into account that in the course of their legal actions, the community learned about the planned installation of another wind project, called “Gunaa Sicarú”, which belongs to Eólica de Oaxaca S.A.P.I. de C.V., a subsidiary of the transnational company EDF.

    This situation unleashes a series of judicial and extrajudicial actions by community defenders from Unión Hidalgo, considering that the State committed Human Rights violations in failing to respect the principles that ought to be guaranteed in an Indigenous Consultation: that it is prior, free, informed, culturally adequate, held in appropriate circumstances and in good faith.

    The National Commission of Human Rights has, in accordance with its faculties, issued precautionary measures that make the Secretary of Energy, via its General Directorate of Social Impact and Surface Occupation, suspend the consultation which was scheduled for April 11th, 2018. Additionally, the First District Court in San Bartolo Coyotepec, Oaxaca, issued provisional and definitive suspensions of the Consultation Procedure and suspended the construction of the Gunaa Sicarú project.

    In the context of the above-mentioned authorities’ determination to suspend the Consultation Procedure, the Ombudsman’s Office highlighted the increased insecurity for human rights defenders resulting from the obtained successes of their defense movement, especially the suspension of the indigenous consultation, issued by Judge Elizabeth Franco Cervantes.

    This adds to the current issues faced by the community: the upcoming local and federal election and the reconstruction needs after the September 2017 earthquakes. The combination of those issues made the community vulnerable to violence and led the Ombudsman’s Office to issuing precautionary measures requiring State Police Forces to patrol the streets in Unión Hidalgo in order to avoid aggressions against community defenders and other community members.

    The Ombudsperson’s Office for the Human Rights of the People of Oaxaca issued the Early Warning considering that the above-explained conditions prove the existing danger and insecurity in the region, particularly in Unión Hidalgo, because of the implementation of EDF’s project Gunaa Sicarú.

     

    Mexico City, June 20th, 2018

     

     

Boletín ProDESC

Facebook de ProDESC